Mejora continua como filosofía de trabajo

¿Sabes qué es la mejora continua?

Podemos definir la mejora continua como el conjunto de acciones mediante las cuales los productos, servicios y procesos son revisados, evaluados y retroalimentados.

Esto se realiza con el fin de subsanar errores, reforzar aciertos, mejorar en definitiva, el rendimiento operativo de las compañías.

La mejora continua tiene su origen en Japón, en la filosofía de trabajo Kaizen, que se basa en la premisa “Hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy”.

Aunque ya se había utilizado antes el concepto de la mejora continua fue la marca japonesa Toyota quien popularizó el término y terminó por convertirlo en toda una filosofía de empresa.

¿Porque es tan importante la mejora continua?

Su importancia radica en que es la forma más efectiva de llegar la calidad total de la organización

Esto solo ocurre cuando las empresas tienen capacidad de generar cultura de mejora continua en sus colaboradores a todos los niveles de la organización.

Lo que permite el alcance de los objetivos, la estabilidad y trazabilidad de los procesos y el incremento de la productividad en la organización de forma natural.

Pasos de la mejora continua

Planificar

Se establecen las metas, objetivos y procesos necesarios para alcanzar los resultados de acuerdo a las políticas de la organización y teniendo en cuenta los requerimientos del cliente.

Hacer

Consiste en la implementación y puesta en marcha de todo lo planeado.

Verificar

En este punto se realiza el seguimiento y la medición de cada proceso y los resultados obtenidos respecto a las metas, objetivos, políticas y requisitos del producto, servicio o proceso.

Actuar

se llevan a cabo las acciones necesarias para mejorar continuamente el desempeño de los diferentes procesos.

Basado en toda la información recopilada en el paso anterior, y previniendo errores que pudieran surgir en el camino.

Finalmente, esta filosofía de trabajo trae beneficios en el corto plazo, con resultados medibles y fácilmente visibles.

Genera compromiso en los colaboradores, minimiza fallas, errores y defectos en los productos terminados, lo que a la vez trae la reducción de los costos, evita el desperdicio de materia prima y el mejor aprovechamiento o consumo de insumos como la electricidad, agua, y del recurso humano.

Por otra parte incrementa la productividad y encamina a las compañías hacia la competitividad, lo que le permite permanencia, adaptación y crecimiento en el mercado.

¿En tu compañía hablan de mejora continua?  Recuerda que, si tienes alguna pregunta o requieres de más información, puedes comentar a continuación y te atenderemos tus inquietudes.

 

Escrito por : Adriana M. Pérez Henao